Recomendaciones para los Padres sobre la Primera Consulta Odontológica de su Hijo

Estas son algunas recomendaciones importantes para entender cómo debemos manejar el tema de la Primera Consulta Odontológica de nuestro pequeño hijo, para no incurrir en errores que luego sean causa de temores y rechazo por parte del niño.

  1. La primera visita al Odontólogo debe hacerse entre el año y año y medio de edad.
  2. En la primera visita al Consultorio Odontológico, es recomendable hacerle al niño solamente el Examen Clínico y su Historia Clínica; con el objeto de que el niño se vaya adaptando a todo lo que en ese momento es nuevo para él. La primera visita al Odontólogo debe ser para el niño lo más tranquila y agradable posible.
  3. Es deseable que ambos padres acompañen al niño durante su primera visita al Consultorio Odontológico. Sin embargo, deben permanecer en absoluto silencio y no intervenir cuando el Odontólogo habla con su hijo. Si habla usted mientras lo hace el Doctor, el niño no escuchará a ninguno de los dos y su tranquilidad y colaboración se verán afectadas.
  4. Durante las visitas sucesivas los padres NO deben permanecer en el consultorio, con el fin de que el Odontólogo pueda establecer una relación estrecha y directa con el paciente. Mientras haya otras personas en el consultorio, la atención del niño estará dividida y será difícil lograr su confianza y colaboración.
  5. Si en las primeras citas su hijo no colabora y no se le puede hacer nada, no lo regañe o reprenda. Comprenda que es un comportamiento normal, y debido probablemente al comportamiento de los padres.
  6. Le rogamos que no se inquiete si escucha llorar o gritar a su hijo en el transcurso de la consulta. Estas son reacciones normales ante el miedo. Los niños suelen asustarse ante cualquier cosa nueva o extraña.
  7. NO traiga a su hijo mediante engaños o mentiras, o con promesas de regalos si se porta bien. El niño debe acostumbrarse a venir voluntariamente al consultorio.
  8. NO amenace a su hijo con llevarlo donde el Odontólogo si se porta mal en la casa o el colegio, ni con llevarlo a que le pongan una inyección si sigue llorando. Esto no es una sala de castigos. No siembre temores en su hijo.
  9. No espere a que su hijo manifieste dolor en algún diente, o tenga la cara inflamada para llevarlo donde el Odontólogo. Las consultas de Urgencias crean más temor y trauma.
  10. De la observación juiciosa de lo anteriormente expuesto, depende que su hijo adopte una conducta colaboradora y tranquila; y que en su vida adulta esté libre de traumas y sentimientos de angustia innecesarios respecto a la Odontología, a sus dientes y boca; y seguramente tendrá muy buen cuidado de ellos y permanecerá en perfecta y completa Salud Oral.

 

Copyright © 2000 - 2022 - Julián R. Acosta G. - Colombia

89  Usuarios Conectados

Search